miércoles, 23 de junio de 2010

SOPA DE CARNE PICADA Y CILANTRO

DIA 56
Hola!!!!

Estos días hemos viajado gastronómicamente a Venezuela y hemos comido las Empanadas típicas, también hemos estado en Alemania comiendo Reibecuchen. Ayer sin ir más lejos degustamos de un exquisito plato Andaluz; hoy para variar un poco y bajar también algo las calorías de estos platos nos vamos a ir a un viaje culinario por Asia, en concreto a China. Esta receta es una rica sopa llena de proteínas y como no podía ser de otra manera acompañada de arroz.
Espero que os guste.


INGREDIENTES

225 Gr de carne picada de buey.
1.6 Lts de caldo de pollo.
2 Huevos ligeramente batidos.
1 Cda de sal.
1/2 Cda de pimienta blanca.
1 Cda de jengibre fresco picadito. (Con facilidad lo conseguimos en las fruterías o en los grandes supermercados)
1 Cda de cebolleta picada en cuadritos finos.
1 Cda de las hojas verdes de la cebolleta picada.
4-5 Cdas de cilantro picado.
Para el adobo de la carne necesitaremos:
1 Cda de sal.
1 Cda de vino de arroz. ( esto lo podemos comprar en la tienda de alimentación de los chinos)
1 Cda de salsa de soja clara. (lo podemos conseguir sin problemas en los supermercados y en las tiendas de alimentación de los chinos)

PREPARACIÓN

Mezclamos todos los ingredientes del adobo en un bowl, agregamos la carne y la dejamos en maceración unos 20-30 minutos para que pueda impregnarse del sabor.

Llevamos el caldo a ebullición, cuando esté en el más fuerte hervor incorporamos la carne picada con su adobo y con un tenedor vamos deshaciendo los grumos que pueda tener.

Dejamos hervir a fuego medio unos 10 minutos.

Añadimos poco a poco el huevo a la sopa previamente batido y removemos rápidamente para que se formen hilos.

Rectificamos sal y pimienta.

Elegimos el plato a utilizar y en éste colocaremos el jengibre, la cebolleta y sus hojitas, el cilantro y vertemos la sopa.
Yo la he acompañado con un poco de arroz blanco.

Nota(DANGER): La salsa de soja por sí sola suele ser salada, os recomiendo seguir las medidas que os he puesto y sólo si creeis que sea necesario, agregar un poco de sal.

Según el Dr. Carlos Aparicio, la salsa de soja puede ser en muchos casos un buen sustituto de la sal ya que aunque contienen sodio (no tomar los que tienen prohibida la sal) realzan mucho el sabor de los alimentos a la vez que nos aportan muchos nutrientes. Su riqueza en ácido acético favorece la eliminación de muchos microorganismos dañinos que puedan estar en los alimentos. Como la mayoría de los alimentos fermentados, la salsa de soja favorece la absorción de nutrientes y una buena digestión.


Mi impresión es que es una sopa riquísima, tanto en sabor como en nutrientes. El toque final del cilantro, la cebolleta en crudo y el agradable frescor del jengibre le dan un gusto y un sabor exótico y realmente merece la pena degustar.

A Disfrutar!!!!!

FOTOS DANIEL ANARTE.

2 comentarios:

graciela dijo...

Hola Caroline, precioso blog y hermosas fotografías que hacen de tus platos todo un arte, he venido desde Argentina visitando gente a través de Club Comida, y me encantó encontrarte. Pasearé un poquito más por aquí. Cariños
www.recetasdecocinaaromasdemama.blogspot.com

Carolus dijo...

Tiene una pinta estupenda, habrá que probarala.
No conocia tu cocina me kedaré por aki un tiempo