jueves, 10 de marzo de 2011

BISTECS CON PISTACHO

DIA 260
Hola!!!!!

Cuando a mi esposo le diagnosticaron la diabetes se le acabaron muchas cosas que le gustaban y en las que hasta ese preciso momento se dejaba caer: las cañitas con su tapa al medio día, los licores en la noche y cuando tocaba bolos, la habitual degustación de pasteles...entonces se refugió en los pistachos. Eran su evasión a un amplio espectro de prohibiciones. Consumía muchos en compañía de nuestra perra Reducta -a la que por motivos obvios he re-bautizado como "Gata"-. Cuando mi esposo llegaba con la bolsa de pistachos la perrita dejaba todos sus quehaceres lúdicos y subía a sus regazos. Entonces pelaba un pistacho para él mismo y otro para Reducta repitiendo esta acción una y otra vez.
Ayer le pregunté sobre el menú de hoy y me confesó que le apetecía carne roja pero de una manera especial "...¿Qué tal con pistachos?", me sugirió. Así que me he pasado la mañana de hoy concebiendo una forma de cocinar una salsa de pistachos, ya que las fórmulas que he visto a través de recetarios no me convencían. La estampa de mi esposo y mi perrita, uno al lado del otro observando cada uno de mis movimientos en la cocina mientras esperaban el resultado final casi salibando, no tenía desperdicio. Ambos han disfrutado de lo que seguro que podrían considerar el "plato perfecto".


INGREDIENTES


2-3 Bistecs grandes de ternera o buey.
100 gr de pistachos pelados.
100 ml de nata para cocinar.
1 Cucharada de concentrado de buey.
1 Cebolla.
2-3 Cucharadas de jerez.
75 ml de agua.
Aceite de girasol.
Sal y pimienta.
Para acompañar un puré de patatas con mantequilla.


PREPARACION


En una sartén agregamos unas tres cucharadas de aceite de girasol junto con los pistachos. Llevamos la sartén al fuego y tostamos los pistachos a temperatura media hasta notar que están tomando un color más oscuro y que empiezan a soltar líquido.

Seguidamente pelamos y cortamos en dados pequeños la cebolla y la incorporamos a la sartén donde tenemos los pistachos.

Rehogamos durante unos 3 minutos o hasta que la cebolla empieza a cristalizarse. Incorporamos a la preparación el agua, la cucharada de concentrado de buey y el jerez.

Cocemos durante unos 5 minutos a fuego medio. Luego pasamos la salsa a una jarra para batir y trituramos bien. Despues vamos agregando poco a poco la nata sin dejar de triturar. Cuando estén todos los ingredientes bien triturados y obtengamos una salsa homogénea, dejamos reposar y reservamos.

Preparamos el puré de patatas. (Yo he utilizado más o menos medio kg de patatas, las he cocido con una pizca de sal. Cuando estaban en su punto las colé, las machaqué y aderecé con mantequilla.)

Vertemos la salsa en un cazo y llevamos de nuevo al fuego sin dejar de remover. Salpimentamos al gusto y seguimos al fuego hasta que la salsa obtenga el espesor deseado.

Salpimentamos la carne.

En una sartén agregamos dos cucharadas de aceite de girasol, cuando esté bien caliente agregamos los bistecs y doramos por ambos lados. El punto de la carne es a gusto de cada quien
( a mi me gusta muy poco hecha).

Para emplatar colocamos una base de puré de patatas, en lo alto colocamos el bistec (este lo enrollamos para que tenga una forma diferente y atractiva a la vista) y bañamos con la salsa de pistachos. Podemos decorar colocando algunos pistachos enteros en el plato.


Mi impresión es que este plato tiene una gran carga emocional y os puedo asegurar que está increíble. Me fascina. La combinación de la carne roja con la cremosidad del pistacho y la suavidad del puré es una experiencia de emoción y alegría en el paladar.

A Disfrutar!!!!!!

FOTOS DANIEL ANARTE

3 comentarios:

orquidea59 dijo...

Y cómo hiciste la salsa de pistachos?.
Besos

Tu mejor receta dijo...

Que buena pinta tiene ese plato señora!

Teresa en "Casa Tere" dijo...

Pues muy sencillo y perfecto para cambiar el sabor del tipico filetito a la plancha, me encanta.
Besos